domingo, 11 de mayo de 2008

PRINCIPIOS Y VALORES ÉTICOS DEL ADMINISTRADOR DE DESASTRE

CAPÍTULO III

PRINCIPIOS Y VALORES ÉTICOS DEL ADMINISTRADOR DE DESASTRE

Artículo 7.- Principios Éticos
El servidor público en la Administración de Desastre deberá reconocer como suyas; como también actuar bajo los siguientes principios éticos:
· El Licenciado en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; deberá velar por los bienes públicos.
· El interés colectivo predomina sobre el interés personal
· El imperativo del Licenciado en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, es salvaguardar vidas y bienes en todas sus formas sin dar ningún tipo de prioridad al estatus social
· El propósito del Licenciado de Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, es coadyuvar al mejoramiento de las condiciones de vida de la población Venezolana
· El Licenciado en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; de acuerdo a su importante funciones en la gestión integral de riesgo mantendrá informado a las comunidades de los vulnerabilidades y amenazas de su entorno
· La función primordial del servidor público en Administración de Desastre es atender a la ciudadanía sin priorizar el estatus social.
· El Licenciado en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; como ente de la administración pública deberá rendir cuentas a la sociedad sobre su gestión.
· Gozarán los ciudadanos del derecho a participar en las determinaciones públicas de su entorno que les afecten.
· Los servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; fomentará la credibilidad de la sociedad en las instituciones públicas
· El servidor público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo contribuirá en la construcción de generar una cultura en torno a la reducción de riesgos y a la actuación en casos de emergencias y/o desastres
· El Administrador de Desastre y Gestión de Riesgo; respetará en todo momento el medio ambiente protegiendo los recursos naturales la diversidad de fauna y flora.

Artículo 8.- Valores Éticos
01.- BIEN COMÚN
El servicio público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo es un patrimonio que pertenece a todos los ciudadanos
El servidor público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; no debe permitir que influyan en sus juicios y conducta, intereses que puedan perjudicar o beneficiar a particulares en menoscabo del bienestar de la población; es por ello, que el servicio público de la administración de desastre y gestión integral de riesgo es un patrimonio que pertenece a todos los ciudadanos donde todas sus acciones y decisiones, deben estar dirigidas a la satisfacción de las necesidades e intereses de la sociedad, por encima de intereses individuales.

02.- COMPROMISO
Entrega con responsabilidad en cada una de sus acciones
Las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; en el marco de sus funciones deberán siempre asumir un comportamiento de entrega con responsabilidad y conscientes de las implicaciones que tienen con la población; en cada una de sus acciones al desarrollar y coordinar políticas que contribuyan a la prevención, mitigación, reducción de riesgos socionaturales y tecnológicos como también en la atención de las amenazas que están expuestas estas comunidades.

03.- CONDUCTA
Siempre con una actitud digna, educada y cortes
Los principios y valores deben estar presentes en las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; tanto en la atención de emergencias y/o desastres; como en las acciones y relaciones cotidianas en su entorno social, siempre mantener, en todo lugar, una actitud digna, educada y cortes, que sea un vivo ejemplo de conducta.

04.- DECORO.
Honor, respeto, dignidad y decencia es el trato del Administrador de Desastre y Gestión de Riesgo
La actuación de los servidores público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo para con los ciudadanos que requieren o demanden de sus servicios, deberá estar basados en el decoro, en un trato con honor, respeto, dignidad y decencia, prudencia ante cualquier tipo de circunstancia en el lenguaje y en la manera de conducirse durante su actuación en el desarrollo de funciones y actividades asignadas en la gestión de riesgos y manejo de emergencias.

05.- CORTESÍA
Ser un servidor público en la Administración de Desastre demanda siempre de una actuación cónsona
El Administrador de Desastre y Gestión de Riesgo, deberá cuidar que su trato sea siempre educado y digno, especialmente ante la comunidad; con un lenguaje correcto, modales comedidos durante el ejercicio de las funciones y tareas asignadas en la gestión de riesgos y manejo de situaciones apremiantes en casos de desastres; con presentación personal que haga que se enaltezcan no sólo de la eficiencia profesional, sino también de la calidad humana

06.- DISCIPLINA
Al estudiar los procedimientos tácticos con que se enfrenta una emergencia, o desastre se comprueba que se requiere trabajar en equipo, por lo que es requerida la Disciplina
Lealtad, obediencia y subordinación; son las bases de la Disciplina y debe ser parte del desenvolvimiento normal permanente de conducirse el Administrador de Desastre, como también en el desarrollo del duro trabajo en la atención y administración de emergencias y desastres hace imprescindible que se actúe con máxima disciplina.

07.- EFICACIA.
Aptitud, competencia, para obrar en el trabajo que desempeña
La eficacia comporta la realización de los diferentes programas y planes tanto gubernamentales, administrativas o comunitarios en la prevención y actuación de desastres al menor costo para los contribuyentes, en el menor tiempo posible; para el logro óptimo de los objetivos planteados.
08.- ENTORNO CULTURAL Y ECOLOGICO
Férrea voluntad de respeto, defensa y preservación de la cultura y del medio ambiente
Nuestra cultura y el entorno ambiental son nuestro principal legado para las generaciones futuras, por lo que los servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; en la ejecución de sus funciones serán los actores en la corresponsabilidad de promover en la sociedad su protección, conservación y llevar su afectación a la mínima expresión en casos de desastres. Que esta misión se refleje en sus decisiones y actos.

09.- EQUIDAD
El servicio público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; esta dado a todos los miembros de la sociedad, sin importar sexo, edad, raza, credo, religión o preferencia política.
La equidad obliga actuar, sin ningún tipo de preferencias y sin consideración de género, religión, etnia, posición social y económica u otras características ajenas y sólo en razón del mérito, legalidad, motivaciones objetivas y justicia. El Administrador de Desastre y Gestión de Riesgo; no debe permitir que influyan en su actuación, circunstancias ajenas que propicien el incumplimiento de la responsabilidad que tienen al brindar los servicios de gestión de riesgos, manejo y atención de desastres a quienes que por situación adversa la requieran

10.- GENEROSIDAD

Actitud sensible y solidaria, de respeto y apoyo hacia la sociedad y demás entes públicos con quienes interactúa.
El Administrador de Desastre y Gestión de Riesgo debe ofrecer una conducta con magnanimidad y nobleza hacia las personas o grupos sociales que carecen de los elementos suficientes para alcanzar su desarrollo integral; por encontrarse de una forma u otra; afectados por algún evento adverso o simplemente demanden algún servicio.

11.- HONESTIDAD
Conforme a lo Razonable, moderado y la decencia que exige las buenas costumbres.
La honestidad de los servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; debe prevalecer en el desenvolvimiento de sus funciones en las diferentes etapas del ciclo de los desastres; lo cual, exige actuar siempre con fines primordiales que excluyen cualquier comportamiento en desmedro del interés colectivo, de aquellas comunidades que requieran de sus servicios.

12.- HONRADEZ
El cargo público no se utilizará para obtener algún provecho o ventaja personal
El servidor público en Administración de Desastre y Gestión Riesgo; no deberá buscar o aceptar a su favor o de terceros compensaciones o prestaciones de cualquier persona u organización que puedan comprometer su buen desempeño en la gestión integral de riesgos; y en la atención y administración de emergencias en casos de desastres.

13.- IMPARCIALIDAD
Actuación sin conceder preferencias
El compromiso del servidor público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; es con toda una sociedad; es por ello, que debe tomar decisiones y ejercer sus funciones de manera objetiva en el manejo del riesgo y la atención de emergencias y desastres, sin prejuicios personales y sin permitir la influencia indebida de otras personas; por lo que debe actuar sin conceder preferencias o privilegios a organizaciones o a personas.

14.- INTEGRIDAD
Comportamiento íntegro e intachable, atendiendo siempre la verdad
Las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; deberán asumir un comportamientos íntegro e intachable en el marco de los principios y valores éticos, acorde con las necesidades y aspiraciones de la población Venezolana, en materia de prevención y atención de emergencias y desastres como también en la gestión integral de riesgos.

15.- JUSTICIA
Conducirse invariablemente con apego a las normas
Las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, garantizarán que la comunidad reciba un trato basados en la eficiencia, la transparencia e igualdad en el establecimiento de las políticas del Estado, relacionados en el cumplimiento de la misión de la gestión del riesgo; preservando siempre el interés general sobre el particular.

16.- LEALTAD
Conducta fiel y noble; no dando lugar a la traición y al engaño
El Administrador de Desastre y Gestión de Riesgo, debe dar un esfuerzo real y sincero por ser “uno más en el equipo”, lo que significa que procurará en lo posible cumplir sus deberes con la mayor fidelidad posible; ya sea en su ambiente laboral, en la comunidad, en el desarrollo de sus actividades propias de gestión de riesgo o en la administración de emergencias y/o desastres

17.- LIDERAZGO

Promotor de valores y principios en la sociedad al contribuir en generar una cultura preventiva en materia de desastre
El servidor público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; tiene una responsabilidad especial; ya que, debe convertirse en un decidido generador de valores y principios éticos y coadyuvar en fomentar la credibilidad, la confianza y apego a la verdad de la sociedad en las instituciones públicas, al fomentar en esta sociedad conductas que promuevan una cultura preventiva con lineamientos en los planes de prevención y atención de emergencias y desastres

18.- OBJETIVIDAD
Trato justo y equilibrado
Siempre en miras de optimizar su gestión, las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, deberán asumir perennemente los lineamientos de los planes de prevención y atención de emergencias y desastres desarrollando actividades para que la comunidad Venezolana reciba un trato justo y equilibrado en los servicios y productos

19.- PULCRITUD
Cuidado y esmerado en la conducta y el habla
Implica desde la apropiada presentación personal del servidor público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, en todo momento y cualquier circunstancia; hasta la adecuada preservación y mantenimiento de los recursos con que cuenta para la atención de emergencias; la preocupación de no aumentar su deterioro por desidia y sobre todo proteger los ambientes físicos de trabajo.

20.- PUNTUALIDAD, ASISTENCIA, PARTICIPACIÓN
Quien se hace Licenciado en Administración de Desastre y Gestión de Riesgos se compromete a estar siempre disponible para servir a los demás, pese a los sacrificios que esto demande
Se exige puntualidad, asistencia y participación para ser fieles a una idea fundamental: coadyuvar al mejoramiento de las condiciones de vida de la población Venezolana. Ser Administrador de Desastres y Gestión de Riesgo; requiere de un real compromiso, dedicación y participación al servicio; sacrificando muchos intereses particulares en beneficio del colectivo
21.- RENDICION DE CUENTAS
El rendir cuentas significa asumir responsabilidad ante la sociedad.
El servidor público en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; deberá asumir en el cumplimientos de sus actividades y funciones de una forma clara y transparente ante la sociedad; debido a que estas gozarán del derecho de solicitar rendición de cuentas de su gestión, por lo que estarán sometidos a la evaluación por las mismas comunidades organizadas; la gestión de este servidor público esta obligado a la modernización, optimización de los procesos y el buen uso los recursos; contribuyendo de esta forma en fortalecer la confianza de las sociedades en las instituciones del Estado.

22.- RESPETO
Miramiento, consideración, y deferencia; reconocimiento de la legitimidad del otro para ser distinto a uno
Las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo; atenderán las necesidades de la población Venezolana, con un trato digno, cortés, cordial y tolerante sin prejuicios ni distinciones, reconociendo y considerando en todo momento los derechos, libertades y cualidades inherentes a la condición humana; utilizando al máximo los recursos con los que cuenta, dando siempre respuestas oportunas y adecuadas.

23.- RESPONSABILIDAD
Búsqueda constante del esfuerzo en el cumplimiento de los objetivos de la organización.
Las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, deben mostrar disposición en la búsqueda constante del esfuerzo en el cumplimiento de los objetivos de la organización; igualmente en la rendición de cuentas y asumir consecuencias como resultado de sus actividades tanto como ciudadanos como representantes del Estado. Su objetivo primordial estará enfocado en una gestión integral de riesgo que propicie el bienestar de la población e incentivar su confianza hacia las instituciones.

24.- SERVICIO
Siempre prestos en dar respuestas esmerada y oportuna, velando en salvaguardar la vidas y bienes de la población
Las servidoras y servidores públicos en Administración de Desastre y Gestión de Riesgo, deberán estar siempre atentos y prestos en dar respuestas esmerada y oportuna, a los llamados de la comunidad en la gestión y mitigación de riesgo, así como en la atención de emergencias y desastres, velando que sus acciones generen una mejor calidad de atención al garantizar la vida, los bienes, la dignidad y los derechos humanos de la población Venezolana.

25.- TRANSPARENCIA
Uso responsable y claro de los recursos en las actividades de la gestión y manejo integral del riesgo.
Las servidoras y servidores públicos en la Administración de Desastre, con el cumplimiento de los procedimientos previamente establecidos en la prevención y atención de desastre y gestión integral de riesgo, deberán permitir en un entorno de igualdad y equidad a toda persona que tenga interés legítimo en el asunto conocer los actos de servicio y mostrar un trabajo que no ofrezca dudas en relación al uso responsable y claro de los recursos públicos. El Administrador de Desastre deberá construir un ambiente de confianza para la comunidad hacia los objetivos primordiales en la reducción de riesgos y a la atención de emergencias.